Memento Illam Vixisse...

Inquietar - Libros -para descargar gratis-

Desde este Blog es posible descargar gratis algunos libros desde mi cuenta personal en academia.edu. Estoy haciéndolo con las propias limitaciones que los tiempos personales imponen. Les pido paciencia. Para encontrar aquellos que ya he subido, dejo aquí el enlace:

https://independent.academia.edu/RayuelaSincielo/Books

7 de julio de 2016

Gestos

Una cortesana
pide al emperador
por su hijo encarcelado
mientras en las calles 
la basura se amontona y apesta
mientras los mendigos y leprosos 
duermen de pie
envueltos en trapos junto al orín de los perros 
y el desprecio de los sabios
La cortesana sabe que la ley no es el deseo
pero pide
arrodillada ante otra ley 

esperando
que algún vuelo se vuelva profético
que el gesto se vuelva oblicuo.

-Texto, Daniela De Angelis - Fotografía, Maurice Goldberg-

29 de junio de 2016

Para ese amor de Militancia. Bellezura.







Nina Simone - Don't Let Me Be Misunderstood

Croniquita del mal gusto



Sorpresivamente hoy llegó a casa y a través de un correo privado, una caja sellada con cinta azul , ésa que es tan gruesa y pegajosa como la vergüenza. Adentro, enumeré:
-el peón de ajedrez que alguna vez mi abuelo Roque talló en madera frágil,
-siete piedras de colores y un coral,
-una bolsa ecológica del supermercado La Gallega,
-cuatro tuppers sin las tapas que coincidieran,
-un cepillo, cuya maraña de cabellos claros impedían ver las cerdas.
El revés del amor no es el odio, sino la extrañeza de aquello que nunca fue y jamás será.

-Texto, Daniela De Angelis - Fotografía,  Dain L Taske-

28 de junio de 2016

No importan...


No importan
los ademanes
ni el acto de constricción frente a la cruz
y el calvario
tampoco el aleluya de los llamados al reino
donde el agua del bautismo
se evapora y se quiebra
como una molécula de arroz debajo de la lente
No importan
los atenuantes que convidan a serenar la conciencia,
ni el crimen
ni la culpa:
los naufragios
nunca pueden ser nombrados
a menos
que en el momento indicado
el condenado a morir abra la boca de par en par
y ese silencio impuesto
por la muerte
nos convierta en damnificados.
El coro de lloronas que antecede a la tragedia
se renueva en cada tiempo
como se renueva
la permanencia del cuerpo en otro cuerpo
y el amor.
Nadie nos habla desde el sepulcro.

- Texto, Daniela De Angelis - Fotografía, Lynn Davis-

18 de junio de 2016

Mi hijo dice...


Mi hijo dice
la lucha es abrir los ojos cada día
cuando el pan y los naranjos
se llenan de hongos
y se secan o se pudren
Hay que quitar en vida
todas las máscaras de la carne dice
domesticar el tiempo
hasta volverlo tangible
de cualquier modo la amenaza
siempre estará ahí
barrer la oscuridad no sirve
hay que expulsarla de los dominios propios
del hombre que nacerá en otro tiempo
donde los muros se enclavan
donde los cadáveres se amontanan
como un agujero negro
no soy tu hijo dice
lo soy de la lucha y de cada silencio
que también nos pertenece
de la muerte que precede a tus padres
a cada uno en el mundo
todos tuvimos nombre y lágrima
y hubo una mesa familiar
alguna lluvia
piedras para arrojar sobre los techos
libros ubicados en el estante mayor
como una biblia en el altar
el mandato de ser padres o hijos
la esperanza
Soy dice
hijo de una temporalidad
del instante que me apropio
de los amigos la ternura
de la ajenidad que me aterra
del momento
en el que cualquier hombre
vuelve a nacer.

-Texto, Daniela De Angelis - Fotografía, Marit Beer -

3 de junio de 2016

Sentía miedo...



Sentía miedo
entonces junté dos ramitas del lapacho
estaban sobre la vereda
mojadas
las uní en cruz
y me dije que todo pasará
El miedo no se va
pero puedo llorar y bailar
vivir
hasta que muera.

-Texto, Daniela De Angelis - 

17 de mayo de 2016

Adolescencia insurrecta. Viva!



Abajo ese maldito populismo argentino.

Abajo ese político berreta que dio planes sociales.

Abajo esos gobernantes que subsidiaron la luz, el gas y el agua.

Abajo esos militantes grasas que luchaban por el Otro en los barrios y en las villas.

Abajo el discurso que divide a la sociedad sobre las dictaduras.

Abajo ese ex secretario de comercio que limitó a las empresas, controlando los precios.

Abajo los kukas que estabilizaron el país.

Abajo cada derecho de la década ganada.

Abajo esos negros de mierda que piden en la calle, garrenlapala, vagos.

Abajo los zurditos que reclaman por la universidad pública y de todos, que laburen ahora en Mc Donald.

Abajo cada política de Derecho Humano conquistado y reivindicado porque si desapareciste, fue por algo.

Abajo cada programa socio-educativo, todo es cuestión de mérito y herencias y apellidos.

Abajo sean los aguinaldos y las vacaciones pagas, ya que fueron otorgados para el pueblo por un tirano y una puta.

Abajo la industria nacional floreciente de la década del 45, pues creó más de un 60% de obreros felices.

Abajo los próceres que no son Roca ni Sarmiento ni Mitre en los billetes: los animales son más lindos que la Eva.

Abajo esos maricas que votaron a quienes le dieron la ley de matrimonio igualitario.

Abajo el Papa Francisco por hacer política en sus discursos contra el Neoliberalismo, pues agudiza una grieta en el país.

Abajo cada cura villero, que como Mugica, hablan desde el barro, la pobreza, la igualdad y critican cualquier aumento, cada golpe bajo a los de abajo, la exclusión y la marginalidad.

Abajo la ley anti despidos, retrógrada y pro ñoquis en un contexto de sincera-miento económico y social.

Viva que cambiamos por una revolución de la alegría, donde en lugar de votar, botamos a los buenos.

Viva creer en lo ascéptico de los gobiernos del mundo, en los que nadie roba y en los que todos son honrados y hasta mártires (los empresarios son “ricos”, no necesitan robar, aunque además de hacerlo, nos endeudan a todos y gobiernan para pocos y la elite).

Vivan los aumentos, porque aunque duelan, son necesarios.

Viva la baja del impuesto a las minerías y la quita de retenciones; son vitales (porque nos quitan la vida) para atraer inversiones y piripipiripi.

Viva el aumento del pan, comida por la que se inició la Revolución Francesa.

Viva que Estados Unidos e Inglaterra nos digan qué hacer: son potencias, debemos confiar en ellos.

Vivan los periodistas más independientes, quienes compran propiedades en Miami y cuyo compromiso no se paga con la vida. Abajo el MONTONERO Rodolfo Walsh!

Vivan los despedidores: empresarios, sojeros, clase alta, esos ricos que despiden por doquier a los obreros, pero engrosan sus cuentas panameñas.

Viva el Cristo Vence, necesario para apagar la llama creciente de amor hacia el Tirano.

Viva también Videla, Massera y Agosti, pues limpiaron el país de 30.000 subversivos, pero murieron indignos gracias a un Pingüino.

Viva la guerra de Malvinas y Galtieri por enfrentarse al Reino Unido y masacrar a nuestros jóvenes para encubrir el fin del fin.

Viva la Primera Dama, Juli Awada, pues en sus talleres esclaviza e ilumina con el fuego. Lo importante es que enseñe en las revistas de moda cómo usar un jean en cinco pasos.

Viva el cáncer por matar a la Eva, cuyas convicciones y honestidad dejaban al descubierto el odio en las caras cipayas y gorilas.

Viva… 
Viva esta revolución. Vivan los globos que poco duran en el aire. 
Viva el bolsillo, “el órgano más sensible del hombre”, como dijo el General. 
Viva aquel que se cree integrado y aquel que por odio votó al odio. 
Viva el genocidio real y simbólico que nos atraviesa. 
Viva el 51% de los argentinos porque de ellos no fue ni es ni será la fiesta de pocos. Pero tampoco, la lucha y el grito popular.

-Estanislao F. Perretta, estudiante secundario. 17 de mayo de 2016-
http://elagoradeargentina.blogspot.com.ar/

15 de marzo de 2016

HIC ET NUNC


Hay gente que pide ser entendida.
Los neuróticos, por ejemplo. 
Los que temen a las arañas, 
a los semáforos, 
al servicio meteorológico
 al amuleto que los guía y protege de todo mal
(como si la catástrofe o el azar se anunciaran previamente).
De ellos no es ni será el deseo. Ni la vida.
La soledad y el miedo los resguarda.
No hay riesgos si uno está sepultado bajo tierra 
(menos aún, en vida)
Los condenados abren la boca, 
tiemblan, orinan, eyaculan y suplican. 
Esperan algo.
Mi infancia fue el paraíso, el viaje a la semilla sin muerte ni resurrección.
Aprendí de los borrachos y los insurrectos, 
de los ahogados en cuyo gesto 
no hay dolor ni cicatriz. 
Sobreviví a todo escarmiento, 
a los abusos de los dedos que gozaban  
mientras yo sentía el miedo. 
La ley dice que la locura es inimputable. 
Digo que es  inconveniente.
Soy una más y nadie. 
Lo sé.
De maravillas sólo guardo la infancia
y las fábulas del Abuelo.
Ser la puta o la loca no es condena.  
Nadie reconoce a los locos 
en los psiquiátricos
excepto los guardianes. 
La ley subordina y aplaza
(la medicación es onerosa)
Los allegados, dioslosguarde, 
se refugian en la biblia 
o en otros asuntos. 
El miedo, dicen, preserva.
Lo que aniquila al hombre 
no es la propia muerte.

24 de febrero de 2016

Exequias



Toda palabra se agosta como la baba del casi muerto de hambre bajo el puente, como la canción de cuna al feto que no nace o que fue parido de revés. ¿De qué vale el reconocimiento de la gran academia, los literatos y los doctos cuando desde la cruz se pide el aire, la boca, el abrazo? Se necesita una porción mínima y recíproca de amor para los muertos y también para los que seguimos andando, aunque en el banquete de los vivos los panes y el vino no puedan multiplicarse. Las tinajas ya están rotas. Como el milagro y la promesa.
Algún día en alguna hora morirá un albañil; morirán un niño y su madre abrazados. Se los despedirá en silencio. Mientras tanto, me iré como nací, sin más que lo recibido y lo puesto, sin mucho menos que lo negado por el azar y los péndulos.  Sin ninguna riqueza más que el azulario de la infancia. Las hormigas y los gatos rasgarán la tierra hasta descubrir el hueco o la semilla. El vinagre no aniquila ni detiene el dolor: lo agita en sus dominios.

-Texto, Daniela De Angelis - Imagen, Victoria Cozmolici-

Rodrigo Amarante - Tardei

Sarah Jaffe - Hooray for Love

16 de febrero de 2016

Sin pretensión poética




Mucha gente de mi tierra aplaude la injuria y el odio; los despidos, el recorte educativo, la suba del tabaco y la quita de subsidios. Insultan, violentan y odian en las redes sociales (porque en estos tiempos, la militancia es de feisbuc y virtual: duele nada); piden mano dura, balas para negros y villeros; moral para  los putos y lesbianas y también para rebeldes descontentos. Alguna gente de mi pueblo se deja seducir por los bailes en los balcones; por la sonrisa perfecta de algunas damiselas y sus buenos modales; por el sepulcro sin nombre de los pibes quemados en talleres clandestinos (la palidez de la piel siempre enamora o hipnotiza. Casandra lo predijo)
Los otros de esta tierra creen en la lucha. Militan y putean de pie; escuchan a Silvio y pasan horas hablándoles a sus hijos sobre Jara o Mugica; se emocionan y aplauden cuando Eva señalaba a los cipayos. Compañeros del NosOtros, se abrazan y extienden la mirada,  sudan, batallan, piensan. Impudorosos, creen en el hombre antes que en dios, lloran, gritan, ríen, escriben, se esperanzan. Permanecen en los bordes; se encharcan, sueñan, copulan, duermen junto al barro y la barbarie. Bien saben que no hay voz ni descanso o  convicción que pueda sepultarse. No, mientras exista la sombra de  alamedas. Nunca, mientras haya una fuente en una plaza. Y el sol queme y se alce el grito y la Marchita.

-Texto, Daniela De Angelis - Imagen, Pawla Kuczynskiego-

 

8 de febrero de 2016

Era




La infancia como aquel pueblo de Gabo. Después, la soledad hecha centuria le llovió sobre los ojos y la espalda. No hubo quien pudiera arrancarle el desamparo de los huesos. Hembra frágil e indómita se hizo bajo los pechos dulcísimos de Casandra. Mixtura de lo tenue y lo que queda del fracaso; faro a ciegas; un atisbo de su sombra: lo cóncavo y su hueco. Caleidoscopio; escalerita de los chuecos y de los mancos. Tajamar y algo de azul, como el olvido y la ternura de Colette

-Texto, Daniela De Angelis ; Imagen, Laura Clutter-

18 de enero de 2016

Marcha de la Bronca (dedicada a este cambio que expulsa, reprime, explota y destruye).



Bronca cuando ríen satisfechos al haber comprado sus derechos
bronca cuando se hacen moralistas y entran a correr a los artistas
bronca cuando a plena luz del día sacan a pasear su hipocresía
bronca de la brava, de la mía, bronca que se puede recitar...

para los que toman lo que es nuestro, con el guante de disimular,
para el que maneja los piolines de la marioneta universal...
para el que ha marcado las barajas y recibe siempre la mejor
con el as de espada nos domina, y con el de bastos entra a dar, y dar...

marcha... un , dos... no puedo ver tanta mentira organizada
sin responder... con voz ronca... mi bronca... mi bronca...

Bronca porque matan con descaro, pero nunca nada queda claro,
bronca porque roba el asaltante, pero también roba el gobernante...
bronca porque está prohibido todo, hasta lo que haré de cualquier modo,
bronca porque no se paga fianza, si nos encarcelan la esperanza...

bronca... bronca.... bronca...

Los que mandan tienen a este mundo repodrido y dividido en dos...
culpa de su afán de conquistarte por la fuerza o por la explotación...
bronca que me da cuando pretenden que me corte el pelo sin explicación
es mejor tener el pelo libre, que la libertad con fijador...

Marcha... un, dos... no puedo ver tanta mentira organizada
sin responder... con voz ronca... mi bronca... mi bronca...

Bronca sin fusiles y sin bombas, bronca con los dos dedos en V,
Bronca que también es esperanza, Marcha de la bronca y de la fe...

10 de enero de 2016

Jaulas




Inés era la hermana menor de mi madre. Todos sabíamos que los gritos, las peleas y reproches la disgustaban demasiado y que no existía en la familia un espíritu más sensible que el suyo. No era secreta su devoción por el arte del buen gusto. Nadie se opuso cuando hizo construir una jaula para esconder a sus amantes. Cada mañana les llevaba alimentos y  licores, pero los gritos de esos hombres la espantaban. Para calmar tanto barullo, tía Inés los besaba hasta quitarles los ojos, la lengua y el aliento. Entonces se alejaba serena y feliz, rodeada de glicinas y de  pájaros.  

-Texto, Daniela De Angelis / Fotografía, Menerva Tau-




30 de diciembre de 2015

Dance Me To The End Of Love





Dance me to your beauty with a burning violin  

Dance me through the panic 'til 

I'm gathered safely in 

Lift me like an olive branch and be my homeward dove 

Dance me to the end of love 

Dance me to the end of love 

Oh let me see your beauty when the witnesses are gone 

Let me feel you moving like they do in Babylon 

Show me slowly what I only know the limits of

 Dance me to the end of love 
Dance me to the end of love 

Dance me to the wedding now, dance me on and on 

Dance me very tenderly and dance me very long 

We're both of us beneath our love, we're both of us above

 Dance me to the end of love 

Dance me to the end of love 

Dance me to the children who are asking to be born 

Dance me through the curtains that our kisses have outworn

 Raise a tent of shelter now, though every thread is torn 

Dance me to the end of love 

Dance me to your beauty with a burning violin 

Dance me through the panic till I'm gathered safely in 

Touch me with your naked hand or touch me with your glove 

Dance me to the end of love 

Dance me to the end of love 

Dance me to the end of love

27 de diciembre de 2015

Batallas





En 1970, Leopoldo Marechal  -el gran Poeta Depuesto de la literatura argentina- publica su novela Megafón, o la guerra. El personaje central, un muchacho nacido en Villa Crespo, cree que es posible y urgente librar dos Batallas: una, en el orden celestial y la otra,  en el ámbito de lo terrestre. 
Conocido como el Oscuro de Flores, esta suerte de quijote barrial se debate entre la poética y la política; entre la acción y el entendimiento; la memoria y el olvido: “La Paleoargentina es una vuelta en espiral que ha terminado su recorrido: la Neoargentina es una vuelta de la misma espiral que arranca en el punto exacto donde concluye la otra. De tal modo, la espiral entera se parece a una víbora enroscada en un árbol (...) Los argentinos finales, en su agonía, se resisten a la otra vuelta de la espiral y estorban su desarrollo”.
El Autodidacto, como también llaman a Megafón, postula que toda empresa humana requiere de coraje, considerando que el significado mismo de la palabra remite a la fuerza o esfuerzo del corazón. El coraje sin polvorines es aquel que el pueblo hace valer, ya desde la defensiva o la ofensiva, apelando a la inteligencia, la imaginación o la sensibilidad.  Por eso, el destino de todo hombre fluctúa entre las miserias individuales y lo verdaderamente trascendental, que no es sino la lucha popular y colectiva. Megafón sostiene que el resultado de esta empresa es aquello que define y otorga sentido a nuestra existencia: o bien muere uno en la ridiculez, o al fin se alcanza la sublimidad, aunque la derrota sea inminente.
Su gesta es tan desproporcionada como utópica y él lo sabe, mas no cesa de proclamar que “los combates que más importan nunca salen a la luz del mundo, sino que permanecen en el subsuelo de la historia”. Sin embargo, no estaba solo: a su lado, Patricia Bell; aquella de ojos verdelagoprofundo y boca de granada; la del amor militante y los asombros imprevistos; la única capaz de reunir cada miembro del cuerpo de su amado cuando ciertos gorilas enviados por Tifoneades lo descuartizan,  dispersando los fragmentos en los charcos de una ciudad que permanece indiferente. 
Para Megafón, los monstruos anacrónicos no existen. Sin embargo, es necesario darles batalla. 

-Texto, Daniela De Angelis - Fotografía, Adriana Lestido-