31 de julio de 2013

Abandono




Entre el breve silencio

y la noche

una tristeza se agosta.

Mi corazón se avellana sobre los cerrojos del sueño

donde la sombra dulcísima de mi madre

se astilla en un noviembre térreo.

Un desamparo niño

inciensa las hogueras del olvido:

aniquilación de todas mis muertes.


-Texto,  Daniela De Angelis // Imagen, René Magritte-

Reeditado en Julio 2013

2 comentarios:

  1. Estaba pasando luego de llevarte en el alma (siempre) y quedé atrapada en tu palabra silenciosa.
    Imposible no serlo y lograr salir ilesa de tu poema, imposible no palpar y tomarle el pulso a esa ausencia que roe y acompaña, así como yo intento llegar a vos en este abrazo...y tenía tantas cosas para decirte, que resumo a lo Miguel Hernández y licencia poética: "compañera del alma, compañera".
    Se te quiere por estas esquinas de la vida y del cuore.
    No te avellanes ni te ensombres, ella está allí, ¡cómo no verla!.
    Con mi abrazo a tu Sol,
    d.

    ResponderEliminar
  2. Llegás, llegás a mí desde lo hondo, desde todo lo que, por milagro de la esperanza, se valora y se nos adentra... Llegás a mí como el agua que enViDa en su calma baustismal... Llegás a mí, Dianadeloscampanarios, desde la palabra amorosa, la poesía siempre latente: lo que nos bulle. Todo lo que en sentires, nos estalla y pronuncia. Gracias, infinitas y de vientos azules, por tu presencia y tu luz. Por tu Permanencia, Gracias! Mis Besos -sin letanías ni tristezas- para Vos y para Cada Uno de tus AmorEs...

    ResponderEliminar

Por esta travesía, Gracias.