31 de julio de 2013

Clausura




Loba de mí,

descuajo la ciénaga

crecida sobre la espalda de mis cuerpos,

huída del espanto

desnatada de mi mansedumbre.

Loba de mí,

en lenta destrucción,

orillando las tumbas emigradas

tanta vigilia en el vino del ahogo.

Loba de mí,

sin más redención

que estos cielos clausurados.


-Texto, Daniela De Angelis // Imagen, Salvador Dalí-

Reeditado en Julio 2013

2 comentarios:

  1. Una conjura de palabras que seducen, que invitan a la fantasía, sobre todo esperado en un inicio de semana... cautivas...

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Juan Carlos! Cuando el agobio de la semana impone su rutina, la poesía nos posibilita la potencia desmesurada del exorcismo que nos vivifica y enVida -Ah... Kafka y sus demonios!-... Un Beso desde este martes azulino!

    ResponderEliminar

Por esta travesía, Gracias.