5 de agosto de 2013

Algo

 
Algo aquieta el movimiento
como si se tratara de una verdad.

La fe ni mueve ni mata.
Es preciso recuperar los demonios.
Pluralizar.

Cada quietud inaugura zonas intermedias.
Cada muerte mueve algo.

Las sábanas
tienen manchas, pelos, uñas, saliva
y un niño al pie de la cama
tragándose la mugre con su lengua rota.

La luz de la ventana gira
y cada cosa permanece invariablemente en su lugar
el niño, la mugre, las sábanas, la cama
la salvación por el abismo.

-Texto, Daniela De Angelis-
Agosto 2013

2 comentarios:

  1. Suave y desgarradora. Una escena de Juarroz. Golpes. La salvación. El abismo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Facundo. Leo a Juarroz y quizás eso se traduce, aunque mínimamente: la escritura del Maestro lo excede todo. Mis saludos

    ResponderEliminar

Por esta travesía, Gracias.