1 de agosto de 2013

La lengua de la infancia (II)



Cuando yo era chica, mi Abuela Elena había encontrado un método casi infalible para hallar las cosas que se perdían. Tomaba un pañuelo y en uno de sus extremos hacía un nudito, porque aseguraba que santa Rita cooperaría para el hallazgo.

Sin saberlo, mi Abuela me obsequiaba la idea de utopía: el pañuelo estaba amorosamente ligado a la memoria de la pérdida y la desmemoria del olvido.

Ya mayor, suelo detenerme frente a esas flores que llevan el nombre de la santa mientras no ceso de pensar que los libros, amores, palabras, silencios que perdí poseen el color de esos estambres. Y que no importa obstinarse en el hallazgo.


-Texto, Daniela De Angelis / Imagen, Pierre Mornet-

Reeditado Agosto 2013

2 comentarios:

  1. DANIELA ES HERMOSO. TUS ESCRITOS EMOCIONAN. TE MANDO UN BESO!!!!!!! MELI

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Meli, por alentar. Siempre es importante que a uno lo motiven. Mis besos!

    ResponderEliminar

Por esta travesía, Gracias.