13 de septiembre de 2013

La espera




Un hombre espera a una mujer. Esa mujer no llegará nunca. La mujer está esperando a otro hombre, quien tampoco llegará jamás. La espera nunca acaba y excepcionalmente es correspondida.

Encantamiento o delirio, dice Barthes. Se desplazan los nombres, las fechas, los lugares y las circunstancias, pero la espera continúa renovándose como las entrañas de Prometeo, como el fuego robado a los dioses.

-Texto, Daniela De Angelis / Imagen, Arnoud Bakker-

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por esta travesía, Gracias.