12 de septiembre de 2013

Memoria



En el beso de la noche

la muerte desdenta su baba

luminosa.

No hay más aniquilación

ni piedad

ni dios

que esta ceniza agria

cavándome los ojos.

Un nombre es todos los nombres

cuando en la boca de mi madre

la palabra se aletarga.


-Texto, Daniela De Angelis // Imagen, Nicoletta Tomas-

4 comentarios:

  1. Tremendo. Es un golpe certero a los recuerdos. Me encantó.

    Saludos
    Jeve.

    ResponderEliminar
  2. Daniela. Te vi en poesía del interior y me puse a explorar tus búsquedas. Tu intensa poesía, tu corazón en la mano. Un gusto leerte.. Raúl Feroglio

    ResponderEliminar
  3. Jeve... Gracias por el incentivo, la motivación, la palabra que acompaña y acompasa! Mis Gracias y Mi Abrazo!

    ResponderEliminar
  4. Raúl... Es, ciertamente, un honor -sin la solemnidad de la palabra, mas sí su hondura- tu paso por este espacio humilde... Gracias, infinitas, por el incentivo y la lectura, por tu solidaridad en el gesto -que no es sino acto- y también gracias, por tu poesía -a la que deleitosamente bebo-. Mi Abrazo!

    ResponderEliminar

Por esta travesía, Gracias.