6 de octubre de 2013

Negro de mierda




Este zaguán es como una playa, imaginaba. Falta el ruido nada más. Los dedos engrampados, las piedras duelen de tanto así. No, basta, exigía. Negro de mierda, repetía. Coger así y nada más. Negro de mierda, pensaba ella mientras los labios de abajo se le abrían. Pero él no podía escuchar, no quería.


               -Texto, Daniela De Angelis / Fotografía, Dora Fobert-

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por esta travesía, Gracias.