2 de agosto de 2014

Fetiche



Tres noches me costó quitarle el aire y que entendiera. Yo lo cuido; es por su bien; porque lo adoro. Apreté los dientes y con paciencia licué la sangre. Me tranquiliza mirar sus ojos fijos, la boca abierta, el semen seco. Me divierte verlo así como un muñeco; un santo en vida, una estampita.
-Texto, Daniela De Angelis / Fotografía,  Françoise Rachez-

2 comentarios:

Por esta travesía, Gracias.