Memento Illam Vixisse...

Inquietar - Libros -para descargar gratis-

Desde este Blog es posible descargar gratis algunos libros desde mi cuenta personal en academia.edu. Estoy haciéndolo con las propias limitaciones que los tiempos personales imponen. Les pido paciencia. Para encontrar aquellos que ya he subido, dejo aquí el enlace:

https://independent.academia.edu/RayuelaSincielo/Books

7 de septiembre de 2014

Signos


En su libro “La Conquista de América. El problema del Otro”, Tzvetan Todorov analiza cómo fue necesario para los conquistadores asimilar a los pueblos nativos y cómo la conquista de América vaticina y presupone nuestra identidad presente y nuestra relación con el Otro. 
Si bien el Diario de Navegación de Colón es al mismo tiempo carta y diario, su lectura devela cómo operó el conocimiento y cómo la interpretación de los signos se volvió imperante para ejercer una acción rápida y efectiva sobre el Otro, siempre a partir de la firme convicción que los europeos poseían acerca de su superioridad sobre los pueblos diezmados.
Uno de los acontecimientos narrados en el texto colombino cuenta cómo ante la negativa y hostilidad de los nativos, sabiéndose perdido sin su cooperación, Colón intuye que sólo un hecho fuera de lo común -situado por fuera del orden establecido- sería interpretado como un presagio de otro acontecimiento infausto. En vísperas de un eclipse total de luna, convocó a un intérprete y habló del castigo que el dios de los católicos enviaría a su pueblo si persistía en el abandono del suministro que desde hacía semanas le habían negado. Le dijo que durante esa noche –el 29 de febrero de 1504- el dios de los blancos daría una señal en los cielos como prueba de lo que les esperaba. Al salir la luna, “la verían aparecer llena de ira, inflamada, denotando el mal que quería Dios enviarles”*. El eclipse aconteció. Colón describe cómo los nativos corrieron entonces hacia los navíos españoles "cargados de vituallas, suplicando al Almirante rogase a Dios con fervor que no ejecutase su ira contra ellos, prometiendo que en adelante le traerían con suma diligencia todo cuanto necesitase"*
Si la lengua fue siempre compañera del imperio,  Colón parece haberlo presentido aún antes que Cortés. 

* Cf. Cristóbal Colón, Diarios: Viajes y Testamento, Ed. No Venal, Madrid, 1956, op. cit., pp. 195 y 196.

-Texto, Daniela De Angelis-

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por esta travesía, Gracias.