15 de marzo de 2015

Inmediaciones


Para resguardar el instante 
donde el amor se desnace
astillé mi deseo con ojos de niña
hinqué uñas y dientes en la madriguera del miedo
atrevida pronuncié la frase
cuyo verbo permanece dormido
deambulé sin ropas
las salas del psiquiátrico 
se parecen a los círculos de un purgatorio mayor
ví en las pupilas de los condenados
el fuego del desamparo
la ternura y el cansancio
el desliz del silencio. 

-Imagen, Isabel Nunes-


4 comentarios:

  1. Cuanta fuerza en tan pocos versos, cuanta poesía con tan pocas palabras.

    No sé qué dirán los demás, pero yo ya estoy esperando el libro y, en el caso de que exista uno, ya quiero mi copia autografiada.

    J.

    ResponderEliminar
  2. Prometido, José. Cuando sea, será.
    Gracias, Siempre.

    ResponderEliminar
  3. Habrá de parirse el poeta en su libro. Es muss sein!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y sin alvéolo, sin yantar y sin madre.
      Es muss sein!

      Eliminar

Por esta travesía, Gracias.