Memento Illam Vixisse...

Inquietar - Libros -para descargar gratis-

Desde este Blog es posible descargar gratis algunos libros desde mi cuenta personal en academia.edu. Estoy haciéndolo con las propias limitaciones que los tiempos personales imponen. Les pido paciencia. Para encontrar aquellos que ya he subido, dejo aquí el enlace:

https://independent.academia.edu/RayuelaSincielo/Books

27 de diciembre de 2015

Batallas





En 1970, Leopoldo Marechal  -el gran Poeta Depuesto de la literatura argentina- publica su novela Megafón, o la guerra. El personaje central, un muchacho nacido en Villa Crespo, cree que es posible y urgente librar dos Batallas: una, en el orden celestial y la otra,  en el ámbito de lo terrestre. 
Conocido como el Oscuro de Flores, esta suerte de quijote barrial se debate entre la poética y la política; entre la acción y el entendimiento; la memoria y el olvido: “La Paleoargentina es una vuelta en espiral que ha terminado su recorrido: la Neoargentina es una vuelta de la misma espiral que arranca en el punto exacto donde concluye la otra. De tal modo, la espiral entera se parece a una víbora enroscada en un árbol (...) Los argentinos finales, en su agonía, se resisten a la otra vuelta de la espiral y estorban su desarrollo”.
El Autodidacto, como también llaman a Megafón, postula que toda empresa humana requiere de coraje, considerando que el significado mismo de la palabra remite a la fuerza o esfuerzo del corazón. El coraje sin polvorines es aquel que el pueblo hace valer, ya desde la defensiva o la ofensiva, apelando a la inteligencia, la imaginación o la sensibilidad.  Por eso, el destino de todo hombre fluctúa entre las miserias individuales y lo verdaderamente trascendental, que no es sino la lucha popular y colectiva. Megafón sostiene que el resultado de esta empresa es aquello que define y otorga sentido a nuestra existencia: o bien muere uno en la ridiculez, o al fin se alcanza la sublimidad, aunque la derrota sea inminente.
Su gesta es tan desproporcionada como utópica y él lo sabe, mas no cesa de proclamar que “los combates que más importan nunca salen a la luz del mundo, sino que permanecen en el subsuelo de la historia”. Sin embargo, no estaba solo: a su lado, Patricia Bell; aquella de ojos verdelagoprofundo y boca de granada; la del amor militante y los asombros imprevistos; la única capaz de reunir cada miembro del cuerpo de su amado cuando ciertos gorilas enviados por Tifoneades lo descuartizan,  dispersando los fragmentos en los charcos de una ciudad que permanece indiferente. 
Para Megafón, los monstruos anacrónicos no existen. Sin embargo, es necesario darles batalla. 

-Texto, Daniela De Angelis - Fotografía, Adriana Lestido-

4 comentarios:

  1. Nunca terminé de entender todo lo que Marechal tenía que contar en cada una de sus historias. Hace másde 15 años leí Adan Buenosayres y todavía sigo pensando en largos fragmentos de ese texto que resultan indescifrables...

    Saludos!

    J.

    ResponderEliminar
  2. Leí por primera vez al Poeta Depuesto cuando era adolescente y aún no había iniciado mi carrera en Letras. También me adentré en las críticas de sus detractores (Anderson Imbert, por ejemplo) y en muchos escritores que lo han admirado (cómo olvidar lo expresado por Cortázar acerca de Adán Buenosayres...) Lo cierto es que hoy, a los 45 años, las relecturas de sus textos continúan atravesándome y sorprendiendo. Será poe eso que toda mi subjetividad restalla cuando de él se trata. Gracias, una y mil veces, por tu paso. Y por las huellas, José.

    ResponderEliminar
  3. Jamás he leído nada de Marechal, nadie me ha hablado de él, nunca he visto en directo un libro. ¿Qué valor le concedes? ¿Y qué te atraviesa de su obra? Para un hispano actual, ¿qué interés puede tener leer a Marechal? Demasiadas preguntas, ya lo sé. Gracias por escucharme, Daniela.

    ResponderEliminar
  4. Querido Fackel,
    En brevísima pausa trataré de responder, no desde lo académico sino desde el raigambre de tus preguntas, sobre el Poeta Depuesto. Necesito ser honesta: leí tu comentario, pero hay hoy en mi cotidianeidad algunos aguijones que me tienen en pena y vigilia. Prometo responder desde la sesera y el cuore. Agradezco tu inquietud y tu pasar por aquí. Está visto y lo siento: las distancias son meros constructos. Gracias y por favor, teneme paciencia! Mi Abrazo, rosarino y urgente

    ResponderEliminar

Por esta travesía, Gracias.